Comerse al 🐘 elefante

Parte III - Siempre se van a venir en manada
Bestia, Brutal, Bellaco
Por lo que sé, por mi experiencia, los problemas nunca vienen solos, por lo general, además de venir con otros adicionales, - que pueden ser grandotes o pequeñitos- vienen con su carga de tristezas, de malos recuerdos, de errores, de pasado. De dolor. Y a eso hay que hincarle el diente.
Es inevitable al parecer.
Sientes que te explota la cabeza y por lo tanto no eres capaz de enfrentarte al problema puntual.
Hay ocasiones incluso en que todo se derrumba alrededor, porque la manada de elefantes se abalanza sobre uno con deseos de destruirte.
Así que hay que asumirlo y tener listo el side B para saber qué se hará cuando eso suceda.
Cuando los problemas se nos vienen en grupo, no nos los vamos a poder comer al tiempo, ni modos... Pero, no todos los elefantes son del mismo tamaño, así que habrá que pensar qué bocado nos vamos a comer de cada uno... incluso a cuál vamos a dejar ir indemne. Quizá la próxima vez que nos enfrentemos a él si le demos un buen mordisco.
¿cuál es el problema más grande? ¿Podemos darle una buena mordida? Quizá lo mejor fuera darle una mordida grande a un elefantito -el miedo quizás?- y un mordisquito chiquito -de pronto solo nos comemos el rabito- al elefante más grandote.
A veces también el elefante pequeño se vuelve grande y amenazante, pero igual se le pega su mordisco... o quizás solo se grita y se llora para ahuyentarle.
Creo que hay que atacar al líder, a la situación presente... Y aunque las otras vengan detrás, con resolver el problema inmediato, algo podría avanzarse con los siguientes, así no sea ahora, así no acabemos con él.
Aunque el elefante no venga solo siempre vamos a poder con la labor de comerlos, así no sea de inmediato, así solo les demos un pequeño mordisquito... Ese mordisco hará que la próxima vez no sea tan grande, ni tan difícil de comer.

0 Bienvenidos sus comentarios. Y sin captcha:

Publicar un comentario

No Comments... ¿o si?