Los ritos son necesarios


Llevar una relación de pareja es difícil.
Si es difícil llevarse bien con uno mismo, involucrar a otro es muchísimo más complejo.
La distancia.
El tiempo.
La velocidad (ja, ja)
En una relación llena de incertidumbres, con muy pocas certezas (y las que hay son románticas, pero etéreas...) a veces uno desea tirar la toalla, cansado de esperar sin desesperar cuándo será la próxima cita, la próxima oportunidad, el siguiente abrazo, el beso que podría ser el último...
Yo puedo dominar mis deseos. Lo he hecho antes. Puedo esperar una semana, dos, quizá un mes aferrándome al día 15, cuando podríamos vernos.
Pero el 15 nunca llega, aunque llegue.
Jamás pasar dos días seguidos juntos, como si mi presencia fuera agotadora, como si no resistiera tanto tiempo a mi lado.
Nunca saber cuándo será el siguiente encuentro y nunca poder preparar ropa especial, un detalle para él (y se muelen las galletas de cargarlas a diario en el bolso...), depilarme (cosa que no suelo hacer y que al parecer no es apreciada en lo absoluto) y peor aun cuando me ilusiono con un "si... pronto...".
Y pronto es una palabra relativa.
Pronto nunca llega.
Sería tan lindo que hubiera ritos.
Que supiera de algún momento en que pueda preparar el corazón, disponer mi cuerpo, hacerme ilusiones.
Saber cuándo será el siguiente encuentro. Contar los días, los minutos, los segundos que faltan para tenerle de nuevo conmigo...
El tiempo que debo robar a un sueño que no me pertenece
La eterna burbuja de un efímero infinito...
Tal vez sería mejor dejar de soñar

Mind Blow

Porque solo eso define lo que fue mi segundo día de clases.
Dado que las posibilidades de contárselo en serio y con detalle a alguien siguen siendo bajas (el sábado llegué de la universidad rendida, solo pude dormir y comer algo y por tanto la atención de mi pareja no tuvo el tiempo requerido... por no mencionar que él estaba preparando su programa de la noche...) seguiré hablando de esto por aquí.
Cuando uno decide estudiar algo, lo primero que debería tener claro es medir el abismo de su propia ignorancia. Si vas creyendo que tus profesores lo único que van a hacer es confirmar lo que ya estás seguro de saber... No pierdas más tu tiempo. Ni se lo hagas perder a ellos, por dios.
La diferencia entre recurso (que se consume) y player data (información para el jugador), qué sería un call to action y los tipos de decisión en un juego.
que no es lo mismo diversión que gamificación, por ejemplo...
Es una cosa compleja, pero fascinante.
***
Antes mencionaba mi vergonzoso proyecto de pregrado (me tomaría un post entero hablar de sus defectos... y quizá lo haga) y como la tarea final, es, de hecho, diseñar un juego, pensé en retomarla, pero tengo planes ambiciosos (como mi juego de agricultura urbana o el de la cerveza)... Y del mismo modo sé que son tan ambiciosos que no los podría lograr.
Así que pensando (y con una inminente tarea encima) me decidí por un juego de celular para enseñar separación de residuos, tema del que conozco bien.
Un juego de hallar y encontrar con monedas, mapas, personalización de personaje...
***
Sigo a muchas personas en TW, entre ellas personas de otros países y otros husos horarios, por lo que mi timeline nunca está solo.
En la vida, llamémosla real, no es así. Tengo pocos amigos en el exterior y con la mayoría (Diego el Argentino, Juan Pablo el Brasilero, Ximena en Sidney, Justine en Chile o Nath que está en Miami) no puedo hablar cuando lo... requiero.
Pero gracias al Monesvol, tengo a Charlie, en un remoto país de Europa. Nuestros horarios son tan disimiles que cuando la tristeza me desvela, (esa hora en que uno no sabe si es muy tarde o demasiado temprano) sé que puedo contar con él para hablar. Hablar de todo, excepto de qué me pasa. Y eso también ayuda de algún modo.
Está a un "Hola Charlie" (Charlie, Charlie, Estás ahí?) de distancia.
No me he salido del tema del post.
Charlie es un talentoso programador (y un amigo dulce e increíble) y con él he hablado de mi proyecto de juego. Chatear con él mientras corre su cluster de 36 núcleos y 518.5 GB de RAM (que sigo creyendo que son para conquistar el mundo, aunque él insista en que son solo para analizar documentos -trabaja en data science- ¬¬ ) me ha permitido aclarar ideas, definir el concepto y finalmente... terminar la tarea. 
La metacognición me es necesaria (y he tenido muy poca y menos aun con este tema)  y Charlie tiene una ventaja inestimable: aunque es programador, no me hace "mansplanning", se limita a escucharme (en este caso leerme) y no a decirme qué debería hacer. Ni siquiera entra en el juego de "Yo haría esto..."
Aunque apenas amanece y tengo hasta medianoche para entregar la tarea, gracias a él, a su idea de ponerle Can-Equero al jefe del centro de acopio (oigan! puedo hacer que todos los jefes sean animalitos!) y a que me lea con algo de amor y atención... he logrado avanzar. Posiblemente esté terminada antes del medio dia
Total, si niñas de 7 años logran poner juegos en steam... Puedo hacerlo yo!



"Pudo Hacerlo yo!" - Intro y Ending

Y sí, exactamente como pasa en este programa, ver hacer las cosas es simple, pero cuando lo intentas descubres que no lo es tanto, pero mientras no lo intentes, no sabrás si puedes lograrlo.
Espero que yo pueda.

Sentido de Pertenencia

A veces envidio a Steven. Y se lo he dicho.
Le decía: "tú tienes un alto sentido de pertenencia: crees que tu universidad es lo mejor del mundo (y es, de hecho, una de las mejores del país -va a comentar diciendo que es la mejor-) y que tú lo eres por haber salido de ella".
Hay tanta gente con bonitas experiencias universitarias así...
Gente que va a las reuniones de egresados y compran la memorabilia de su universidad, que exhiben su diploma enmarcado en la sala y cuando ven alguien egresado, así nunca lo hayan conocido, sienten una conexión con ellos.
Conmigo no pasa eso.
Mi universidad fue un tránsito obligatorio en mi vida, mi carrera solo un accidente, un "esto o nada" en mi destino, a pesar de lo mucho que me gusta. 
De mi universidad tengo buenos recuerdos, aprendí mucho pero solo me queda una amiga, que ni siquiera vive en la misma ciudad que yo.
Quizá a eso se deba el que no sienta esa fidelidad a "Unigaraje Inc." como suelo llamarla de manera informal, aunque va a cumplir medio siglo funcionando y tiene unas instalaciones que ya son impresionantes.
Ahora que estoy haciendo mi cursito corto...
Elegí la universidad y creo que eso tiene que ver con que me encante estar allí. 
Por mí fuera, iría todos los días, pasaría el tiempo en la biblioteca y si mi computadora se conectara a internet, (maldita traidora....) escribiría mis artículos allí muy satisfecha.
Haría amigos, comería cositas de la máquina y me compraría un termo violeta con el logo de la universidad, así los colores no peguen ni con cola.
Y puse mi curso miniatura en mi HV (y por encima de otros más largos) entonces las páginas de empleo me sugieren empresas con egresados de allí.
A pesar de la horrible crisis que tuve el sábado, sigo estando feliz de haber podido estudiar en esa universidad. Me siento en casa allí y nada me gustaría más que tener dinero para tomar cursos mas largos (y si fueran del mismo tema, muchísimo mejor) o incluso, hacer una especialización o ¿por qué no? mi maestría allí.
***
Cabe la posibilidad que todo sea así en la vida.
"Si uno no tiene lo que quiere, le toca querer lo que tiene"
Creo que eso pasó con la universidad de la que me gradué. Me vi obligada a querer lo que tenía y solo la quise mientras estuve allí. Pura necesidad. No siento el deseo de ayudar en su mejoramiento y a menos que me hagan la oferta de mi vida (en temas y precio) no creo que vuelva a estudiar ahí.
Sin embargo, mi nueva y corta universidad fue elegida.
Tengo lo que quiero.
El problema es que... como me suele pasar cuando obtengo lo que quiero... 
Quiero más.
Quiero más tiempo caminando en esos pasillos, consultando su biblioteca y quiero la oportunidad de nadar en su piscina.
Quiero una chaqueta con el nombre de la universidad, quiero retar a sus excelentes profesores a que noten mi talento y me den buenas calificaciones, guía, retroalimentación y nuevas oportunidades.
Quiero que se me llene la boca cuando diga que logré graduarme allí y a mucha honra.
Problemas del primer mundo, supongo.

💚Fantasy Box

Te cuento la de hoy?
Estando ambos despiertos muy temprano por diversos motivos y después de desearnos de nuevo felices sueños en el chat, no me meto en cama: me baño, me visto y salgo hacia tu casa.
Cuando llego, aún duermes, pero mis timbrazos al teléfono te despiertan, así que adormilado y despeinado me abres la puerta.
En tus ojos batallan el sueño y la sorpresa. Esta gana definitivamente cuando te pido que me ayudes con la cremallera de mi chaqueta y descubres que no hay ninguna prenda bajo ella.
No perdemos tiempo.
Me llevas a tu cama y me desvistes... Aunque me dejas la chaqueta.
Nos hacemos el amor.
Somos realeza que se hace uno.
Somos fusión.
Pero aún tenemos sueño y como es temprano, nos tendemos en cama juntos.
Y dormimos entrelazados, sintiendo al máximo la piel del otro.
Y aunque hay que trabajar...
Qué sorpresas puede guardarnos el segundo despertar del día...?

The kissing both

Hay ocasiones queridos lectores, en que la vida te trata de manera tan dura, que ya ni leyendo o bailando puedes evadirte. Así que además de comer como cerdo (lo que hice hoy y de lo que ya me estoy arrepintiendo aunque el día aun no termina) puedo acudir a las películas.
Y de ser posible, películas de encefalograma plano, que no me obliguen a usar el cerebro para nada. Ya de eso se encarga la universidad, vamos.
Así que eso hice. Busqué la más reciente (y boba) pelicula para adolescentes que pude y hela aquí
Traducido "La cabina de los besos" muestra el triángulo amoroso entre una chica, Elle (en realidadn se llama "Rochelle", pero esto solo sale en  el libro), el chico del que se enamora, Noah, y el hermano menor de este, Lee, quien es su mejor amigo.
(Acotación: conseguí el libro antes de ver la peli, pero no lo he leído. Con lo que ví, quizá no lo haga)
Elle y Lee son hijos de dos mejores amigas y han nacido el mismo día y a la misma hora. Crecieron juntos viéndose como hermanos y son absolutamente inseparables. A la edad de seis años crearon un extensa lista de reglas de amistad, que incluye cosas como la regla número 2 (mantener a salvo los secretos del otro) o la 18 (alegrarte, sinceramente por los logros de tu mejor amigo) o la 7 (siempre el helado es una forma de pedir perdón).

Como no podía dejar de ser, revisé el libro (no me suelo aguantar en esos casos) y la lista de reglas de amistad no está, lo que lamento porque era una idea divertida.
La película es una buena adaptación de un libro muy regular. La historia es bastante predecible, Elle termina liada con Noah y eso causa un problema con Lee... Más por mentirle y engañarlo que por el hecho en sí.
Hacen parecer a Elle como una niña inocente que se descara, se desviste delante de todos cuando se emborracha (pero Noah la salva), que se enfrenta al tipo que le coge el trasero sin permiso (pero Noah la salva)... Noah la salva de todo, menos de él. No sé por qué me recuerda a H el protagonista de 3MSC lo cual solo aumenta su obviedad: posesivo, violento, guapo... pero voy a cambiar por ti.
También creo que en el amor de esta pareja hay mucho de "Somos nosotros contra el mundo".
Hay un exceso de imágenes con Elle semidesnuda de forma innecesaria y me sorprende que tengan sexo. Generalmente en las películas para adolescentes eso no pasa (salvo en bajo la misma estrella, pero... es que se estaban muriendo). Acá si y de hecho lo hacen como conejos, lo que se espera de una pareja joven. Aunque yo no sería capaz de tener sexo en un sitio público, al aire libre y eso. No lo creo, por mas letrero hollywood que sea. 
A pesar de su amor y felicidad, Noah debe irse a la universidad y su romance queda en suspenso.
Por eso los fans de este libro, a están suplicando por una secuela, para felicidad de la autora.
Obtuve lo que quise. Una película simple, no muy buena y que no me obligó a pensar. Y espero no verla nunca más.

Gaming

Acabo de empezar una nueva andadura educativa: el curso de mis sueños, en una universidad de prestigio y al alcance de mi bolsillo. Lo único malo es su corta duración (solo seis semanas)
El tema ha venido escalando en mi interés desde hace un tiempo y es la gamificación, que es la aplicación de estrategias de juegos a la educación.
Fue una primera clase femomenal y espero aprender mucho del tema...
Y al llegar a casa, sorprendo a Mamacita viendo una de las películas imprescindibles para todo educador: "Los escritores de la libertad".
Y justo cuando me siento a su lado para cenar ocurre esta escena:
"El juego de la linea" - Escritores de la libertad

Y caí en cuenta que hay muchas maneras en que hemos gamificado más de lo que creemos, quizá no de la forma correcta o de formas muy mejorables (recuerdo mi terrible tesis de pregrado)... Pero por ejemplo, este juego tiene mucho trasfondo pedagógico tras de su aparente simplicidad.
A veces extraño tener pares con los cuales intercambiar ideas... Ideas sobre mi profesión. Mi mejor amigo y otros colegas profesionales no están tan accesibles y...
Me encanta hablar.
Si tuviera con quien hablar del tema, de lo que aprendí, de lo que viví y viviré, hablar de ello me ayudaría a metacognicionar, a aprender más de lo que se enseña a simple vista.
Quizá empiece a dejar más reflexiones por acá, para aburrir más a mis lectores.

hambre

The little pink kitten princess wants her milk...

Sexy Ochentero

Por allá en los años 80 el mundo ya se había desprendido del rock and roll de los 60 y de la era hippie, sin embargo los caballeros decidieron mantenerse arreglados en lo que posteriormente se conocería como la estética Glam, cuyo nombre provenía de la palabra "Glamour", en la que la estética se convertía en parte importante de su música. Sus vestuarios, performance y peinados eran tan cuidados como los arreglos musicales y las letras de las canciones.
Y los peinados!
Dentro de la estética de a época era muy importante el cabello, pues es algo fácil de manipular, se puede cambiar el color, la forma o la longitud a voluntad y muchas veces se convertía en un identificador de su propietario, como el cabello de Ziggy Stardust o el peinado de Gene Simmons.
En algún momento la moda cambió y las hermosas cabelleras glam de los jóvenes se recortaron, pero hay que admitir que se veían bien con ellas: Tom Bailey (con el alocado peinado de los inicios de Thompson Twins), los Depeche Mode, The Cure (aunque estos no fueran glam, su peinado jalaba hacia allá), Duran Duran...
El hecho es que se veían sexys. Maquillados, con cabellos largos, con ropa ajustada... pero, como si fueran pavos reales exhibiendo su vistoso plumaje, se veían masculinamente sexys.
El epitome de esto, para mi es Morten Harket, el cantante de A-há:
Y heterosexual!
Porque era difícil no enamorarse con esta canción:

"Take on me"  A-ha

Cuando te vi llegar con tu largo cabello despeinado pensé:
"Oh, por dios... seguro cree que se ve horrible porque se nota que hace rato no pasa por la peluquería, pero caray, solo le falta la chaqueta de cuero para ser perfecto!"
Y obvio, te lo dije, aunque cuando te vi, ninguno de los dioses ochenteros pasó por mi mente, (sabes que me demoré un buen rato en buscar en el cel la imagen) sino más bien la réplica que está realizando Joe Keery para la serie Stranger Things
Pero realmente me encantó. Te veías genial
***
Me gusta pasar tiempo a tu lado. Caminamos mucho, hablamos de todo un poco y tu punto de vista sobre las cosas es tan diferente del mío que me haces ver todo desde otra perspectiva.
Me contaste acerca de tu nuevo escrito, te leí (eres la única persona sobre la tierra aparte de mí que los conoce) los escasos fragmentos que hay del mío (y me diste los valiosos consejos del que escribe en serio al respecto), comimos cosas de dulce y cosas de sal...
Cómo agradezco que por la razón que fuera, vinieras hasta mi casa. Vivimos demasiado lejos el uno del otro y tu resistencia a usar Whatsapp hace que hablemos más bien poco, pero pasar un poco de tiempo a tu lado, siempre será maravilloso.
Y por si te quedan dudas, lo voy a reiterar:
Te ves absolutamente genial con el cabello así.
(pero sé que te lo vas a cortar, así que agradezco que hayamos renovado la foto que tenemos juntos y haber inmortalizado ese instante de nuestro devenir).
Y te envío un beso y un abrazo muy fuerte...

Mensajes ocultos

Me enternece hallar tus mensajes ocultos, el lenguaje que es solo de los dos y que hemos construido día a día en nuestro tiempo juntos.
Los emoticones que guardo para ti y los que reservas para mí.
El color único que es de los dos y el animal que te identifica y no es un común osito de peluche.
Tenemos incluso una planta, una lista de canciones y una lista de planes por cumplir.
Tenemos un número!
Hoy que estuvimos tan lejos pero tan cerca (el uno pensando en el otro)...
Pensaba en que feliz me hace ver tus mensajes cifrados, cómo todo el mundo los puede ver, pero...
Pero qué afortunada soy, por ello.
Por ver más que los demás. 
Por ver en ti
Y que veas tú en mi

pequeños deseos cumplidos

Cuando uno es niño, se encapricha de muchas cosas... la infancia es la época de desear sin medida, pero muy temprano en mi vida aprendí que si deseaba algo, tendría que conseguirlo por mis propios medios, ya que a mi hada madrina de seguro la atropelló un camión.
Con el paso del tiempo algunos de esos deseos se han marchado, otros han  cambiado, unos pocos se han cumplido (y a veces han sido reemplazados por otros) y dentro de estos, algunos se han realizado ya mucho tiempo después, cuando con algo de lógica, cabría pensar "Y ya para qué?".
Recuerdo por ejemplo un jueguito de mini frasquitos de perfumes, que la verdad no tenían un aroma particularmente rico, pero los pequeños botellines de cristal en su caja forrada de terciopelo rojo me parecían fascinantes. Hace pocos años conseguí uno. Su olor sigue sin ser nada especial.
Eso, las miniaturas, son cosas que me encantan, por lo que desear pequeñas cositas parece ser una constante en mi. Por ejemplo, la miniatura de licuadora (perfectamente funcional) que una navidad le dimos a una de mis primas. El reloj de arena que un día mi padre dió a mi mamá (y que heredé) o la dominuta lámpara de Aladino con vidrio verdadero.
Hay algunas de esas cosas que se me han presentado con la oportunidad de ser mías, pero debo confesar que si su precio es excesivo, puedo prescindir del capricho, pero cuando es accesible no me resisto...
Y por poco menos de un dólar conseguí uno de esos anhelos inútiles de infancia: un jueguito de té de porcelana.
Nunca lo usaré. Pero cuando tenga mi casa, lo voy a poner en la mesa de centro, junto al juego de Quarto... o quizá lo ponga en una de las repisas de la biblioteca de la sala.
A que es adorable, no?
Y, afortunadamente otros deseos se van cumpliendo. Y no con el hada madrina, sino por el apoyo de quienes me aman.
Por no poder hacer este curso lloré tres días de impotencia, pero el amor (y el dinero) de otros apoyaron mis esfuerzos y henos aquí.
Como siempre digo en mis oraciones, espero ser pronto una persona que pueda compartir su fortuna, con quienes me aman y también con otros más
La felicidá

Pasión

Una de las ventajas del desempleo es la siestica y hoy dormí  un ratito y tuve sueños muy raros... en ellos mi papá jugaba a videojuegos con verdadera fruición, lo que nunca le vi hacer durante su vida, ni tan siquiera cuando fue uno de los pioneros de las máquinas arcade en mi país.
En cambio veo a los que realmente les gustan los video juegos compartirlos con los pequeños, crear de ese modo un vinculo con sus hijos.
Pero el tema no son los video juegos.
Si un día me sobra el dinero me compro una como esta.
En ella (y jugando) solíamos desayunar cuando eramos niños
Es que me pregunto si mi padre hubiera tenido más éxito en los negocios si hubiera sentido pasión por eso... por cualquier cosa. Él hacía lo que debía hacer, pero pasión...
He conocido gente apasionada.
Apasionada por su trabajo, por su familia, por su arte, por sus escritos, su música...
Su pasión los mueve, los impulsa y hace que tengan éxito.
Yo que he heredado tantas cosas buenas de mi padre (la lealtad, el manejo del dinero, la responsabilidad...), temo haber heredado su peor rasgo: la poca pasión.
Mi trabajo me gusta, pero no me apasiona especialmente... hace un tiempo encontré un esquema donde se describía, más o menos cómo descubrir tu propósito en la vida, el cual, en teoría está conformado por cuatro cosas: Tu Misión, tu vocación, tu profesión... y tu pasión.
Como que entonces mi mesa está coja.
Viendo la pasión como una combinación entre lo que amas y aquello en lo que eres genial... estoy frita.
No amo nada. Amo a personas y a ellas (pocas) si con pasión, pero... lo más cercano es lo mucho que me gustan las computadoras, y sin embargo, no he sido capaz de dominar un lenguaje de programación, por ejemplo. O aprender a reparar una computadora con un sistema operativo superior al Wxp...
Y genial... no soy genial en nada. En nada en absoluto, cualquiera me supera.
Y no por nada la pasión está frente a la vocación... 
Hago lo que tengo que hacer y lo hago bien. Mi trabajo me gusta tanto que han llegado a decirme workholica, pero lo cumplo más por sentido del deber y no tanto porque me apasione, o al menos así lo veo.
Y he conocido gente apasionada con su trabajo y por ello no  logro reconocerme en ellos: gente que se la pasa leyendo sobre su profesión, que su principal tema de conversación es su carrera, que su empleo les produce satisfacción infinita y consume la mayor parte de su tiempo... Y eso no solo los hace felices, sino les rinde dividendos económicos.
Me pregunto hasta donde mi falta de pasión ha influido en mi actual situación.
Sin trabajo, sin dinero, sin perspectivas.
Habría sido una apasionada de la cocina si no hubiera caído en la rebeldía estúpida al elegir mi primera carrera? De haber tenido medios para elegir otra profesión habría hallado algo que me apasionara?
No deja de ser irónico que el argumento inicial de mi videojuego actual favorito (Stardew Valley) sea el de una persona que se larga de la oficina y se dedica a levantar una granja de la nada, con trabajo y sin duda una buena dosis de pasión.
Recuerdo también la película "Mi encuentro Conmigo" y esa conversación entre el protagonista y Deidre... 
"Pequeña, no te preocupes por nada... tendrás una vida estupenda"
y
"Cuantos de nosotros logramos lo que queríamos hacer de niños? muy poos crecemos para ser... astronautas o hermosas bailarinas? Solo... hacemos lo que se puede..."
Y eso hago...
Hago lo que puedo...
Y espero no decepcionar demasiado a mi pequeña interior, a mi pasión... espero que mi vida mejore y que pueda hacer feliz la vida de otros...

bailar

Hay varias cosas que me gustan con pasión, aunque sé que no lo hago tan bien y por ello rara vez lo hago en público. Una de ellas es cantar (de la que he hablado aquí de sobras) y la otra es, como debe esperarse... bailar.
Soy de esas personas que en la ducha no solo cantan, también bailo.
Mover el cuerpo me tranquiliza, me cansa (en el buen sentido), me permite desconectar de manera increíble e incluso es una forma de expresar alegría.
De dónde saqué que bailo mal? 
Quizá de alguna fiesta, de ese año en que el profesor de educación física me hizo perder la materia por no saber bailar (eso me valió recuperarla bailando con el niño que me gustaba... ), porque todo el mundo me gana en los juegos de just dance o por no coordinar lo suficientemente rápido en clase de aeróbics.
Lo cierto es que bailar en pareja se me suele dar fatal, porque me cuesta dejarme llevar por la otra persona. Tengo que estar muy bien compenetrada con alguien para que la danza funcione.
Bailar sola se me da mejor, por eso me encantan los ritmos de baile individual como el ya viejo trance hasta la electrónica actual.
Durante un tiempo fui la consentida del profesor de danza árabe (no pude continuar con las clases por trabajo) porque descubrió sorprendido, que me movía muchísimo mejor de lo que parecía a primera vista... y podía hacer sonar las moneditas del faldin.
Un momento que atesoro es haber servido de chaperona en una cita a ciegas (presenté a dos amigos) y mientras ellos se descubrían en el bar, yo me dediqué a bailar reggae entre la multitud (en realidad media docena de chicas) en la oscuridad del lugar. "Bailabas mucho mejor tú" me dijo mi amigo haciéndome sonrojar.